Hace tiempo que vengo pensando en escribir una entrada que hable sobre qué es importante, en mi visión, a la hora de escoger un coach o terapeuta en tu proceso de desarrollo personal.

Cuando alguien decide embarcarse en su autoconocimiento, en crecer personal y/o profesionalmente, en avanzar y salir de la zona de confort, esto también supone hacer frente a cosas de sí mismo/a que pueden resultar complejas. Ahí justamente anida la posibilidad de transformarse y avanzar. Cuando podemos gestionar aquello que es difícil para nosotros y potenciar nuestros recursos y habilidades, estamos evolucionando.

En ese camino, la figura de la persona que acompaña, ya sea Coach en un contexto de desarrollo personal o terapeuta, es un catalizador, alguien que debe escuchar abierto/a y sin juicio a su cliente, que tiene interés genuino por la persona que tiene delante, que está disponible con una escucha limpia y que sabe aplicar su conocimiento favoreciendo el desarrollo, la motivación y la gestión de situaciones complejas. Aquí dejo algunas ideas que me parece interesante tener en cuenta a la hora de escoger a esa persona en nuestro viaje de transformación:

Investiga sobre el tipo de proceso en el que quieres embarcarte y que ese Coach o terapeuta esté formado para ello. Aunque parezca una obviedad, a veces se confunde Coaching con mentoría, asesoría o terapia psicológica y son cosas muy distintas, con enfoques diferentes y también aplicaciones diversas. La persona que contrates, debe saber explicarte con precisión en qué ámbito trabaja, cómo trabaja y en general, aclarar cualquier duda que tengas al respecto antes de empezar. Aprovecho para dejar un link sobre un artículo que escribí acerca de algunas diferencias básicas entre distintos tipos de proceso por si te resulta útil: https://www.caminodetransformacion.es/coaching-mentoria-y-terapia-psicologica-diferencias-y-mitos/

Acreditación y trabajo personal: En muchas ocasiones nos centramos en consultar qué titulación posee la persona que contratamos, lo cual es efectivamente, muy importante. Además de conocer sus certificaciones y acreditaciones, cuando hablamos de Coaching o un proceso de desarrollo personal, es imprescindible que el Coach o terapeuta, también haya trabajado en su propio desarrollo, de modo que tenga conocimiento sobre sus propios procesos personales, dificultades, resistencias y guiones vitales. Este trabajo es algo continuo en la vida de alguien que se dedica a acompañar en procesos de desarrollo personal y que supone una gran implicación. A mi manera de ver, para estar honestamente acompañando a otro en su propio desarrollo, tú tienes que gestionar el tuyo primero.

Conoce a quien contratas: A veces contamos con la referencia personal de algún amigo/a o conocido/a que nos recomienda a alguien. Esto ya hace que podamos ir con mayor confianza porque tenemos una referencia. En otras ocasiones, esto no es posible, ¿qué podemos hacer? Hoy día es poco frecuente que alguien no tenga una web o contenidos a partir de artículos, blog, vlog o RRSS. Esta también es una manera de acercarte a esa persona, conocer sobre qué escribe, qué ideas trae, qué es importante para él /ella. Es cierto que interner es un mundo que hay que gestionar con cautela porque lo virtual no siempre tiene una traducción fiel en lo real. Sin embargo, yo creo que es una herramienta potente cuando la usamos con el fin de conocer, de explorar, de poder asomarnos a la mirada de otra persona y su manera de entender y estar en el mundo. Y digo, asomarnos. Si nos decidimos a contratar a ese Coach o terapeuta, es en el vínculo, cuando realmente podremos comenzar a conocer a quien tenemos frente a nosotros.

Fíate de tu instinto y presta atención a tu emoción: Está en último lugar no porque sea el menos importante, sino porque me gustaría que te quedaras con esta idea. De algún modo en esta sociedad industrializada en la que vivimos, hemos aprendido a potenciar nuestro lado más racional y cognitivo y a veces, nos olvidamos de algo tan básico, tan fundamental, como nuestro propio instinto y prestar atención a nuestras emociones. Como en cualquier otro vínculo, la relación con un Coach o terapeuta se construye a lo largo del tiempo, sin embargo, es importante que desde el principio, prestes atención a qué está sucediendo dentro de tí cuando hablas o trabajas con tu Coach / terapeuta. ¿Te sientes cómodo/a? ¿Se mueven cosas por dentro en las sesiones o te quedas plano/a? aunque existan momentos de dificultad en el proceso ¿Sientes que puedes confiar en quien tienes delante? Escúchate. Esta información, también es muy importante.

De alguna manera este blog es mi ventana al mundo, a personas que puedan leer esto porque les interese o porque como decía en el artículo, puedan aprovechar estos textos que escribo para conocer algo más de mí, mi manera de trabajar y de acompañar a otros como Coach y Terapeuta Gestalt. Aprovecho para dejar aqui una entrevista que me han hecho en un medio digital donde profundizo sobre por qué es importante el mundo del desarrollo personal para mí y mi enfoque de trabajo para quien esté interesado. https://www.prontopro.es/blog/tu-transformacion-de-la-mano-del-coaching/